La mayoría de los empresarios aspirantes lo sienten en sus huesos y lo ven en sus hábitos: nacieron para ser emprendedores, hasta el punto en que nada más en la vida podría satisfacerlos. Están insatisfechos como empleados, seguidores o consumidores. Quieren crear, construir y hacer crecer sus propias empresas, y están llenos de la pasión de su propio ingenio.

Aquí hay 30 hábitos que los emprendedores no pueden dejar de mostrar. ¿Cuántos tienes?

1. No puedes quedarte quieto. Siempre estás ansioso por pensar en algo y hacer algo grandioso.

2. Siempre se te ocurren ideas. Buenas o malas, el flujo de ideas nunca se detiene.

3. Puedes identificar defectos en otras ideas. Es algo natural para ti.

4. Te maravillas de los dueños de negocios exitosos. Steve Jobs, Richard Branson, Mark Zuckerberg y Bill Gates son solo algunos de tus héroes.

5. Nunca cancelas tus sueños. Tomas tus aspiraciones en serio. Ellos son parte de ti.

6. Constantemente piensas en maneras de mejorar el negocio de tu empleador. Cuando estás en el trabajo, solo piensas cómo podría ser mejor.

7. Odias que te digan qué hacer. Estás resentido de tomar pedidos.

8. Te encanta aprender cosas nuevas. ¿De qué se trata y de qué tutoriales se trata?

9. Sacas las cosas para ver cómo funcionan. Controles remotos, tostadoras, teléfonos: te encanta ver el funcionamiento interno.

10. Sueñas con la riqueza. El dinero no es todo, pero no puedes evitar tenerlo en tu mente.

11. No te rindes fácilmente. Te enfrentas a desafíos difíciles pero continúas.

12. Eres disciplinado en tus hábitos. Has establecido rutinas que no se rompen fácilmente.

13. No le temes al trabajo duro. Le das todo en tu vida al 100 por ciento.

14. Tienes un alto umbral de riesgo. No corres riesgos ocultos, pero tampoco te quedas en lo seguro.

15. Conoces a tantas personas como puedas. No tienes miedo de diversificarte y conocer gente nueva.

16. Hablas con todos los que conoces. Los extraños no te intimidan.

17. Te recuperas del fracaso. Has experimentado una falla aplastante, pero nunca te ha impedido volver.

18. Te gusta tomar las decisiones. Te gusta el sonido de ser un director.

19. Estableces metas para ti. Grandes o pequeños, los objetivos llenan tu vida.

20. Ayudas a las personas siempre que puedes. Usted está interesado en el bien mayor.

21. Encuentras desafíos en todo lo que haces. Buscas oportunidades para desafiarte a ti mismo.

22. Usted encuentra formas de inspirar a la gente. Estás inspirado por la inspiración.

23. Planifica todo hasta los pequeños detalles. Los planes son un requisito previo para cualquier actividad.

24. Estás orgulloso de ti mismo. Te gusta quién eres.

25. Ayudas a tus amigos a resolver sus problemas. Eres genial en el análisis de problemas.

26. Delegas efectivamente tareas y asignas recursos. Tanto en las tareas domésticas como en las operaciones comerciales.

27. Estableces fechas límite para ti. No hay excusas.

28. Te gusta contar historias. Te encanta contarle a la gente tus experiencias.

29. Eres hiper competitivo. Ni siquiera puedes jugar un juego de mesa sin activar ese interruptor.

30. Recortas cosas en tu vida que no te funcionan. Si es ineficiente o molesto, se ha ido.

¿Naciste para ser un emprendedor? Si estos hábitos suenan como usted, es hora de comenzar a perseguir su verdadera vocación en la vida.

Translate »